“El Interim Management es algo muy serio, no se puede dejar en manos de cualquiera”

Tribuna de opinión del Observatorio Español de Interim Management

Entrevista:

José Ángel Escribese García. Interim manager profesional.

Ingeniero por la Universidad pontificia de Comillas.

Última posición directiva: Consejero Director General en CNN, La Naval de Sestao.

27 de noviembre de 2019

¿En qué situaciones o proyectos considera que es oportuno contratar servicios de Interim Management?

Se trata de contratar un ejecutivo para una situación singular que no se va a repetir, cuando no tienes dentro los recursos adecuados para hacerle frente, precisamente por ser singular.

Por ejemplo, una sucesión. El dueño de la empresa muere, unos hijos están más vinculados y otros menos, pero la orientación estratégica y la capacidad de liderazgo la tenía el padre, y ahora hay que buscar un nuevo esquema que garantice el futuro de la sociedad y que, de alguna manera, conserve lo que haya de bueno e introduzca las innovaciones necesarias, alguien de fuera que recoja las opiniones y los conocimientos, y estructure una estrategia de futuro.

Otra posibilidad es que una empresa, por razones estratégicas, quiere interrumpir su actividad en un país.  Entonces, necesita alguien que le ayude a gestionar bien esa situación, que busque una salida negociando con posibles inversores que se queden con su empresa nacional, con las centrales sindicales, con las autoridades, etcétera.

Otro ejemplo: una empresa está perdiendo mucho dinero, situaciones que se dan frecuentemente, y necesita hacer una reorientación del management, una reducción de plantilla, estudiando su gama de productos, cambiando a fondo la estrategia, incluso el equipo directivo. Entonces busca un interim manager capaz de hacer eso.

O una situación de fusión entre dos sociedades, que necesitan, de alguna manera, tener una nueva estructura común, distinta de la que tenían por separado y tomando los mejores elementos de las dos.

O en una empresa de nuevas tecnologías, donde unos jóvenes inician un negocio y al cabo de cinco o seis años el negocio ha tomado una dimensión que ellos no son capaces de manejar, porque cundo cambia la dimensión de la empresa los problemas son diferentes y más grandes.  Y estos tecnólogos jóvenes no saben manejarla. Entonces necesitan alguien exterior que les ayude a consolidar esa estructura, y darle una visión más madura, con la intención de venderla.

¿Cuáles son los principales beneficios por contratar servicios de Interim Management?

Con un interim la empresa dispone de una persona experimentada para un proyecto concreto, que no tiene en su plantilla, y que no tiene que mantener indefinidamente. Le sirve para resolver un problema concreto, para el que no tiene recursos internos.

Ese interim manager puede contribuir a cambiar la cultura interna porque viene fresco, no está contaminado por la historia de la empresa. Incluso puede enseñar a alguno de los ejecutivos que ya están, o formar a alguno que pueda dar continuidad a la nueva situación.

Un interim manager correcto aporta mucho más de lo que cuesta, en ocasiones, diez veces lo que cuesta. No aporta solo resultado económico, aporta su experiencia, que en muchas de las empresas no existe, o existe una diferente que no funciona.

En primer lugar, el interim manager no es un consultor, es un ejecutor, o un ejecutivo: “le voy a poner alguien que se lo va a resolver y luego se va a ir, usted no tiene que mantenerlo”. Segundo, en términos económicos, “usted tiene un problema que le está costando todos los años tanto, nosotros le resolvemos ese problema, usted, en muy poco tiempo, va a amortizar lo que le cuesta este servicio”. Tercero, “usted tiene una estructura viciada por el paso del tiempo, le vamos a traer a alguien con una cultura distinta, fresca, que le va a ayudar a renovar la cultura interna, alguien que va a enseñar a su gente a hacer las cosas de otra manera de acuerdo con una nueva situación”. Es decir, hay aspectos psicológicos, aspectos de formación, aspectos económicos y hay aspectos de resolución concreta de problemas.

En países más desarrollados el grado de utilización del Interim Management es mucho más alto que en el nuestro.

¿Qué dificultades o riesgos hay que tener en cuenta a la hora de contratar servicios de Interim Management?

Un temor que una empresa puede tener es que el interim manager pueda ceder parte de la información fuera y la utilice en otro proyecto. Otra posibilidad es que la empresa desconfíe de si puede o no quedarse para el futuro con esa persona, porque ese es un aspecto importante del Interim Management, que le diferencie de lo que es una contratación habitual. El interim manager no es alguien que tiene vocación de permanecer en la empresa y eso le puede generar cierta desconfianza al empresario, sobre todo al empresario familiar o individual, que quiere que todo el mundo vista la camiseta, y el interim manager trabaja para el proyecto, está enfocado en el proyecto concreto para el que le han contratado. Entonces, el empresario puede sentirle como un cuerpo extraño. Otro problema es el coste, que puede superar el que tiene normalmente la empresa para sus ejecutivos.

El interim tiene que ser alguien con madurez profesional, mínimo quince años de experiencia. Tiene que ser alguien con una mentalidad muy abierta, dispuesto a cualquier tipo de proyecto, incluso a cualquier tipo de contingencia porque los proyectos de Interim Management son proyectos complejos en los que hay dificultades de distintos tipos. Entonces, tiene que tener una personalidad abierta, disponibilidad para moverse en un entorno geográfico social distinto del suyo, viajar, cambiar su residencia, etcétera. Y tener una mentalidad muy centrada en el proyecto, no tener la pretensión de permanecer en la empresa, sino de iniciar su proyecto, hacerlo lo mejor posible y terminar.

Puede ocurrir, al menos en España, que cuando alguien se dedica al Interim Management es porque se ha quedado sin trabajo, viene normalmente de trabajar en un empleo fijo y está buscando alternativas, pensando en volverse a colocar en un trabajo fijo, y algunos esperan que la empresa que los contrata como interim managers, les siga contratando después como ejecutivo fijo. Eso es un error, pero es algo que ocurre. El Interim Management tiene que estar absolutamente diferenciado de lo que es una contratación habitual en la nómina de una empresa, porque si no se centra en su propia posición, en la visión que pueda tener la empresa de él, en lugar de centrarte en el proyecto, que es para lo que está allí. En España hay algunos interim managers que lo que están buscando es volver a recolocarse a través del Interim Management. Otro riesgo que tienen las empresas en esos casos es que, en un momento determinado, el interim encuentre un empleo fijo que le guste más y deje el proyecto colgado.

El punto débil de un interim puede ser el que tiene todo freelance, el miedo a no estar ocupado. Eso implica que el interim manager puede cometer el error de coger cualquier proyecto, aunque no esté preparado para él, solo por el temor de no estar ocupado, y eso es malo para él, y es para la empresa que le contrata, pero normalmente en las empresas de Interim Management tienen la experiencia suficiente para ir creando, digámoslo así, una escudería de interim managers en los que se puede confiar.

El interim manager debe tener, como mínimo, del orden de cincuenta años. Debe ser alguien sólido, profesional y personalmente, porque las circunstancias con las que se encuentra en su trabajo como interim manager son singulares, y exigentes.

¿Qué tipos de empresas pueden tener más predisposición a contratar servicios de Interim Management?

El Interim Management más contratado por empresas medianas, porque las grandes tienen recursos suficientes y están en cambios casi permanentes, para abordar nuevas adquisiciones, fusiones, etc. y están muy profesionalizadas. No están en manos de una familia, o de una persona, o de un grupo pequeño de accionistas, sino que están en bolsa, están en manos de grandes grupos de inversión. Entonces, tienen recursos internos suficientes para afrontar situaciones singulares. Las empresas medianas no tienen esos recursos, y entonces, son más propicias para esto. Las empresas grandes pueden necesitarlo cuando han comprado o quieren desprenderse de una empresa pequeña, o cuando quieren empezar a establecerse en un país comprando una pequeña empresa, etc.

¿Qué prejuicios puede tener una empresa para contratar servicios de Interim Management?

Lo que hace dudar a algunas empresas es el coste, la novedad, que es un servicio que les resulta extraño. Las empresas medianas, en general, tienen una cultura personalizada por sus dueños, y difícilmente quieren que entre a tomar posiciones ejecutivas alguien que no sea de su absoluta confianza y que no conocen. Además, con un coste alto de entrada. También hay un desconocimiento importante sobre cuál es la labor del interim manager. Alguien que ya ha experimentado el Interim Management, lo vuelve a utilizar si lo necesita, pero sin haberlo utilizado, la cultura puede ser demasiado conservadora.

¿Por qué es mejor contratar a una empresa de Interim Management que hacerlo directamente a un interim manager?

Lo que ofrece una empresa de Interim Management es mayor garantía, porque normalmente la empresa cliente mediana no tiene recursos ni experiencia para hacer una selección de un ejecutivo de alto nivel. Tendría que recurrir, por ejemplo, a un head hunter, pero si este se atreve a buscar un interim manager, le puede fallar, porque se vende mucho humo. Sin embargo, una empresa de Interim Management le está garantizando al cliente que tiene una escudería de interim managers, le está garantizando el servicio, porque la empresa de Interim Management no es un mero intermediario, es alguien que se responsabiliza del proyecto y del interim manager que coloca. Por lo tanto, le da unas garantías mucho mayores, incluso se compromete a sustituirlo si en un momento determinado no funciona.

El coste de contratar una empresa siempre será mayor que el de contratar a un interim manager independiente, claro, pero no compensa, el grado de garantía que da contratar una empresa, está más que compensado con el coste.

Intuyo que no todas las empresas de Interim Management dan las mismas garantías, están igualmente próximas al proyecto, hacen un seguimiento igual, tienen una escudería del mismo nivel o tratan a los interim managers de la misma manera, porque el interim manager recibe un porcentaje de lo que cobra la empresa de Interim Management, que no es igual en todas las empresas. Las que yo he tratado habitualmente lo tienen bastante bien, en el sentido de que están encima del proyecto, apoyan al interim manager, conocen cómo va el proyecto, periódicamente están presentes, se aproximan, tienen información, cuidan al interim manager porque le consideran una persona de su equipo. Supongo que puede haber algunos oportunistas que se presentan como compañías de Interim Management pero que son meros oportunistas, muchas veces, alguien que ha hecho de interim manager y quiere aprovechar el negocio, por decirlo así.

También hay empresas grandes de selección que ofrecen Interim Management marginalmente. Pero lo suelen ofrecer para posiciones del nivel intermedio y bajo. Para posiciones de alto nivel es mejor una empresa especializada y hay varias que están consolidadas, que son serias y salen a hacer su trabajo. Suelen encargar a las empresas de Interim Management proyectos muy serios, muy importantes para ellas, y no pueden dejarlos en manos de cualquiera, de cualquier aventurero, por decirlo así. Normalmente quieren dejarlos en manos de alguien que asuma una responsabilidad sobre el proyecto.